Manejo del Agua en una Economía Circular Insular

Las islas del Caribe se enfrentan a retos específicos relacionados con la contaminación de sus ecosistemas marinos y en gran medida también con la disponibilidad de agua fresca apta para consumo humano. Estos hechos han sido causados hasta cierto punto por actividades terrestres tales como la disposición de aguas residuales que no han sido propiamente tratadas, efluentes provenientes de actividades industriales y de agricultura, y actividades turísticas, representando un alto riesgo para la salud humana y la conservación de nuestro medio ambiente al dañar los arrecifes de coral que son considerados uno de los ecosistemas más biodiversos de nuestro planeta. 

Un hecho que ha llamado la atención internacionalmente es la creciente contaminación de los océanos con residuos plásticos y micro-plásticos (partículas hasta de 5mm de diámetro) (IISD 2015; UNEP 2016). De acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente- UNEP (2016), durante el 2010 se descartaron en nuestros océanos alrededor de 4.8 a 12.7 millones de toneladas métricas de plástico.  Estos materiales son transportados por corrientes marinas alrededor del mundo y llegan a lugares remotos dañando fauna silvestre, poblaciones de peces y ecosistemas marinos. En el Caribe se han identificado las siguientes fuentes de contaminación:

 

  • Turismo costero: Es una de  las fuentes más considerables de basura y es agravado por la disponibilidad de sistemas de manejo de residuos inapropiados y los residuos generados por cruceros.

  • Vertederos no controlados: Se estima que en el Caribe se encuentran cinco de los vertederos que representan una preocupación ambiental global (UNEP 2016);

  • Pérdida de redes pesqueras: En el Caribe se pierden más de 20.000 redes por año principalmente en la temporada de huracanes; y

  • Tratamiento de aguas residuales ineficiente: Esto constituye una importante fuente de contaminación teniendo en cuenta que una gran proporción de micro-plásticos pasa a través de las plantas de tratamiento.

 

Diferentes organizaciones locales e internacionales han estado explorando las soluciones a este problema proponiendo principalmente algunas acciones urgentes a corto plazo como mejorar la gestión de residuos sólidos y aguas residuales. Sin embargo, hay una necesidad creciente de reconocer la importancia de soluciones a largo plazo bajo un paradigma de Economía Circular con el objetivo de eliminar los residuos desde el diseño de productos y en patrones de producción y consumo alrededor del mundo (IISD 2015; UNEP 2016; European Commission 2015).

 

Por otro lado, un desafío importante en la región es la notable escasez de agua fresca que ha resultado en un importante déficit al cubrir las necesidades primarias de agua potable y otros problemas de salud pública. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP 2014) ha sugerido algunas respuestas a corto plazo incluyendo la reducción de la degradación y pérdida de fuentes de agua dulce a través de medidas técnicas, la recolección de agua lluvia y  la reutilización/reciclaje de agua. No obstante, hay también una necesidad de moverse hacia un modelo económico más circular el cual pueda contribuir significativamente a lograr un mejor manejo del agua en la región.

 

Dentro de una Economía Circular (EC), la cual está influenciada considerablemente por los principios de diseño de la Cuna a la Cuna (Cradle to Cradle®), el manejo de agua es abordado sistemáticamente. Así, una Economía Circular propone fomentar la eficacia del sistema a través de revelar y reducir las externalidades negativas  (Ellen MacArthur Foundation 2013). Esto implica un cuidadoso diseño de productos y procesos en donde se evite la descarga de sustancias nocivas en el ambiente, así como el control de externalidades tales como la contaminación del agua. Además la filosofía Cradle to Cradle® invita a “...gestionar el uso del agua para maximizar su calidad, promover ecosistemas sanos y respetar los impactos locales” (Webster 2016).

 

Al concentrarse en la contaminación del agua marina con plásticos y residuos no biodegradables, pues son algunos de los mayores contaminantes,  se han emprendido algunas iniciativas globales  inspiradas por la visión de una Economía Circular lo que ha conducido a la creación de nuevas oportunidades de negocio. Por ejemplo, el proyecto Océano Circular (Circular Ocean Project)  está explorando las oportunidades ocultas en redes y cuerdas de pesca que han sido depositadas en la Periferia Norte y Región Ártica y han identificado hasta el momento las siguientes opciones de negocio (CircularOcean 2016):
 

  • Remanufactura: Por ejemplo en Chile, Bureo Shop con su proyecto ‘Nets to Decks’ está produciendo patinetas y lentes solares a partir de fibras que se han recuperado de redes de pesca recicladas.

  • Modelos de negocio basados en Compartir: Algunas comunidades pesqueras comparten sus redes de pesca evitando la producción y disposición de nuevas redes en los océanos. Esto puede conducir a modelos de negocio basados en servicios de alquiler de  redes para pesca.

  • Logística inversa y reciclaje: Por ejemplo, la iniciativa Europea ‘Upcycling the Oceans’ desarrollada por ECOALF en el mar Mediterráneo, busca limpiar los océanos al reciclar redes de pesca y convertirlas en pellets, hilos y  productos textiles para comercializar.

 

Además, un Economía Circular tiene un papel importante para garantizar la provisión de agua fresca en la región. Al aplicar los principios de una Economía Circular al diseño de infraestructura para la producción y manejo de agua, así como a la gestión de residuos y sistemas de saneamiento de aguas residuales, se puede crear oportunidades innovadoras para el uso efectivo de los ciclos de nutrientes y materiales urbanos, mientras se evita la fuga de productos químicos no deseados y tóxicos en el medio ambiente. 

 

Como ha sido resaltado por la Fundación Ellen MacArthur (2016) en su último reporte sobre oportunidades para una Economía Circular en India, actualmente están surgiendo sistemas innovadores que integran el manejo de agua, residuos y saneamiento presentando importantes soluciones para regiones con espacio limitado y alta densidad poblacional. El caso de Biopolus Technologies (Ver Cuadro 1) representa una oportunidad atractiva para el Caribe para abordar la escasez de agua fresca, desperdicio de agua, y otras fuentes de contaminación terrestres en las áreas costeras las cuales son la columna vertebral de la industria turística por la cual el Caribe es reconocido.

 

Caso de Estudio

BIOPOLUS: EL FUTURO DE LOS SISTEMAS DE AGUA URBANOS?

 

Rediseñar el metabolismo urbano estimula a las ciudades a invertir en soluciones efectivas para el tratamiento de agua las cuales cierran los ciclos de agua, alimentos, nutrientes y energía mientras se brinda beneficios sociales. Biopolus ofrece una red integrada de instalaciones para el tratamiento de agua (Centros Metabólicos) a través de edificios multifuncionales estéticamente atractivos que ofrecen soluciones de saneamiento para asentamientos informales, comunidades residenciales lujosas y parques industriales.

 

Cada centro puede servir entre 5.000 a 50.000+ personas. Éstos utilizan una innovadora tecnología de Reactor de Red Metabólica (Metabolic Network Reactor (MNR)) en donde las celdas individuales del reactor trabajan como bio-procesadores de núcleo múltiple de alta velocidad y eficiencia, en un proceso controlado, interconectado y bio-diseñado para adaptar las salidas de agua a usos específicos incluyendo riego, procesos industriales y agua potable.

 

Los centros ocupan hasta un 60% menos terreno, ahorran hasta un 35% en costos operativos en comparación con soluciones tradicionales y pueden instalarse con mínimas interrupciones a los residentes locales. Éstos se pueden diseñar en módulos para proveer las funciones que la comunidad elija tales como reutilización de agua, recuperación de energía o materiales, bloques de sanitarios, instalaciones para lavandería e incluso producción de alimentos.

 

Acoplados con Bioplus Aero, un módulo verde de cultivos aeropónicos que utiliza un método único de producción en un sistema de producción de bajo peso, los Centros pueden apoyar el suministro de alimentos saludables y nutritivos en lugares donde el agua es escasa, el espacio es limitado y la densidad poblacional alta. El sistema utiliza una solución de nutrientes atomizada para controlar el contenido nutritivo y minimizar el gasto de agua, produciendo plantas con sistema de raíces aireadas que son menos susceptibles a infecciones por plagas y enfermedades.

Fuente: (Ellen MacArthur Foundation 2016)

 

Como  miembro oficial de la Red de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, ASDF se compromete a alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, las sugerencias presentadas en este blog están directamente relacionadas con el Objetivo 14 (Vida submarina)  e indirectamente con el Objetivo 3 (Salud y Bienestar). Al implementar un mejor manejo del agua dentro de una Economía Circular Insular es posible alcanzar las metas 14.1 (prevenir la contaminación marina proveniente de actividades terrestres), 14.2 (gestionar y proteger los ecosistemas marinos y costeros), 14.7 (incrementar los beneficios económicos en Estados Insulares en desarrollo) y 3.9 (reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del agua). (United Nations 2017).

 

Como fundador de las Plataforma de Economía Circular de las Américas (PEC-Americas), ASDF se compromete a vincular individuos y organizaciones con ideas similares para explorar, identificar y traer soluciones inspiradas con los principios de Economía Circular para abordar la contaminación del Mar Caribe y otras áreas marinas a lo largo de las líneas costeras en las Américas. Para más información por favor visite: www.sustainableamericas.com

 

 

 

References

CircularOcean, 2016. Circular Ocean: About. Available at: http://www.circularocean.eu/about/ [Accessed January 7, 2017].

Ellen MacArthur Foundation, 2016. Circular Economy in India: Rethinking growth for long-term prosperity., Available at: http://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/.

Ellen MacArthur Foundation, 2013. Towards the Circular Economy Vol. 1, Available at: http://www.thecirculareconomy.org.

European Commission, 2015. Policy options for litter-free seas, CleanSea Project. Available at: http://www.cleansea-project.eu/drupal/sites/default/files/project results/CleanSea_Brochure_Final_0.pdf.

IISD, 2015. The Marine Plastic Waste and the Circular Economy Bulletin, Washington DC. Available at: http://www.iisd.ca/oceans/plastics.

UNEP, 2014. Emerging Issues for Small Island Developing States: . Results of the UNEP Foresight Process., Nairobi, Kenya. Available at: http://www.unep.org/pdf/Emerging_issues_for_small_island_developing_states.pdf.

UNEP, 2016. Marine Plastic debris and microplastics- Global lessons and research to inspire action and guide policy change, Nairobi.

United Nations, 2017. Sustainable Development Goals. Available at: http://www.un.org/sustainabledevelopment/ [Accessed January 15, 2016].

Webster, K., 2016. The Circular Economy: A Wealth of Flows Second Edi. Ellen MacArthur, ed., Kindle Version: Ellen MacArthur Foundation Publishing.

 

© Copyright 2017 Americas Sustainable Development Foundation (ASDF). All Rights Reserved.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones destacadas

"Ampliando la Economía Circular en las Ciudades" (WCEF2019)

June 3, 2019

1/2
Please reload

Mensajes recientes