¿Cómo una Economía Circular puede contribuir a la resiliencia al cambio climático y a un mejor acceso a energía en El Caribe?

Los efectos del cambio climático, tales como el incremento del nivel del mar y huracanes cada más fuertes y frecuentes amenazan constantemente a la población del Caribe y su economía. Cómo el Banco del Caribe ha señalado, las pérdidas debido a eventos relacionados al cambio climático pueden ascender a 1-3% del Producto Interno Bruto (PIB) por año, afectando notablemente los sectores de la agricultura, turismo y servicios de agua potable (Caribbean Development Bank 2014). Esta problemática está haciendo un llamado urgente a encontrar soluciones efectivas para lograr diversificación económica y crear una economía resiliente a los efectos de cambio climático (Haskins 2012).

Por otro lado, la alta dependencia del Caribe en la importación de combustibles fósiles para generar del 90 al 100% de su energía ha llevado a un sistema de abastecimiento difícil y costoso. Los precios de la electricidad al por menor en las islas del Caribe están dentro de los más altos del mundo, variando entre $0.20-$0.50 por kilovatio hora y han sido considerados incluso más costosos que el precio promedio en las áreas residenciales de los Estados Unidos, en donde los habitantes pagan $0.13 por kilovatio hora (Morris & Bunker 2014).

 

Algunos Estados Insulares siendo conscientes de su vulnerabilidad al cambio climático, así como de los retos de su sistema energético han emprendido acciones para utilizar fuentes de energía renovable y han adoptado diferentes políticas de mitigación y adaptación al cambio climático. A pesar de que estas medias son un paso muy positivo hacia el desarrollo sostenible, un análisis reciente publicado por Circle Economy & Ecofys (2016) ha indicado que para lograr la meta ambiciosa de reducir el aumento de la temperatura promedio a 1.5°C que se ha establecido en el Acuerdo de París COP21 es necesario encontrar soluciones que vayan mucho más allá de la  descarbonización de nuestros sistemas energéticos  y sugieren explorar las diferentes soluciones que una Economía Circular ofrece para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Dentro de una Economía Circular, la energía renovable y el cambio climático son explícitamente abordados. Así, una Economía Circular propone “preservar y mejorar el capital natural” por medio de tecnologías que utilizan recursos renovables y a través de evitar el agotamiento de materiales finitos tales como combustibles fósiles. Además, el principio fundamental de una Economía Circular de “promover la efectividad de los sistemas” implica evitar las externalidades negativas tales cómo cambio climático para reducir el daño a la utilidad humana (Ellen MacArthur Foundation 2017).  De hecho, cómo una de las escuelas de pensamiento más influyentes, la filosofía Cradle to Cradle ® también acoge la transición hacia fuentes de energía renovables exigiendo abastecer las necesidades energéticas con 100% energía renovable en el diseño y producción de cualquier bien.

 

Otros puntos de vista también han concluido que la transición energética hacia fuentes renovables es fundamental para lograr una Economía Circular. Por ejemplo, Haas et al. (2015) en la evaluación del nivel de circularidad global, concluyeron que debido a que 98% de los portadores de energía fósil (petróleo, carbón y gas natural) se usan para producir energía en un proceso irreversible (a través de combustión), no es posible recircular estos recursos reduciendo notablemente el avance hacia una Economía más Circular.

 

Por otro lado, la adopción de los diferentes modelos de negocios circulares conduce a reducir significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Circle Economy & Ecofys (2016) han explorado las estrategias que respaldarían la reducción de estas emisiones en tres de los sectores que más contribuyen en la generación de gases de efecto invernadero: Industria (con una contribución del 29% a las emisiones totales), Agricultura (contribución del 20% a las emisiones totales) y Construcción (con una paticipación del 18% al las emisiones totales). Algunas de las oportunidades más relevantes en estos sectores para el Caribe incluyen pero no se limitan a la extensión de la vida útil de los productos y remanufactura, recirculación de materiales biologicos en cascadas y la construcción de edificios con energía neta cero.  Algunos ejemplos de aplicación de estos negocios circulares son presentados a continuación:
 

  • Extensión de la vida útil y Remanufactura: estos modelos de negocios circulares promueven el diseño y producción de productos durables motivando la conservación del valor en el tiempo. Así, algunos nuevos paradigmas para el diseño de productos deben ser adoptados tales como diseño para recuperar materiales, diseño para desensamble y diseño para remanufactura. Cuando un producto es diseñado intencionalmente para ser durable y con el potencial de ser remanufacturado, todos sus componentes debe ser cuidadosamente seleccionados y ensamblados de forma que al final del ciclo de vida, ellos puedan recolectarse y volverse a ensamblar fácilmente. Cómo Webster (2016) señala, estas actividades reducen significativamente el uso de energía y el desperdicio de materiales.

    Algunos de los modelos emergentes que han acogido el diseño de bienes durables han cambiado su operación de vender productos a una operación basada en servicios, obteniendo importantes ahorros en materiales, energía y reduciendo notablemente las emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, el modelo de alquiler de químicos adoptado por FKL en Serbia, ellos han cambiado su modelo usual de comprar solventes para limpiar sus partes metálicas por un modelo donde ellos pagan por el servicio de limpieza bajo un contrato de términos fijos.  En otras palabras, ellos pagan por hora de servicio de limpieza en lugar de pagar por litros de solventes comprados. En el nuevo esquema se han reportado una reducción del consumo del solventes del 80% y una disminución de las emisiones de dióxido de carbono de 300.000 toneladas por año debido a los ahorros energéticos (Circle Economy; Ecofys 2016).
     

  • Recirculación de materiales biológicos en cascadas: Hay diferentes ejemplos en donde se puede percibir el valor económico de los desperdicios orgánicos mientras se reduce su efecto ambiental como la producción de gas metano cuando estos desechos se disponen. En Brasil,  la producción de fertilizantes a través de compostaje ha sido una opción muy atractiva para la agricultura orgánica naciente. Además, la producción de gas de cocina y fertilizantes a través de biodigestores ha sido una solución efectiva para facilitar el acceso a energía y mejorar la productividad de la agricultura en muchas áreas rurales de Brasil (Gower & Schöder 2016).
     

  • Edificios con energía neta cero: El diseño y construcción de edificios que consumen energía neta cero tiene gran importancia para una Economía Circular en el Caribe. Un ejemplo de esta iniciativa se ha desarrollado en la India al minimizar la demanda energética y al cubrir la demanda con fuentes de energía renovable (energía solar). La conservación de la energía y la eficiencia se logra con el diseño de sistemas de ventilación que utilizan de forma óptima la ventilación natural y sistemas de iluminación de alta eficiencia energética. Además, el uso del agua también se optimiza al capturar, tratar y reutilizar el agua para riego de plantas (Ellen MacArthur Foundation 2016).
     

Como un miembro oficial de la red de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, ASDF está comprometido en lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Por lo tanto, las sugerencias aquí presentadas se relacionan directamente con el Objetivo 7 (Energía limpia y asequible) y el Objetivo 13 (Acción climática). Al promover una Economía Circular para resiliencia climática y acceso a la energía, es posible lograr las metas 7.1(asegurar un acceso universal y asequible), 7.2 (aumentar el uso de energía renovable), 7.3 (mejorar la eficiencia energética), 7.5 (expandir la infraestructura para energía sostenible en los estados insulares en desarrollo) y 13.1 (fortalecer la resiliencia al cambio climático) (United Nations 2017).

 

Como fundador de las Plataforma de Economía Circular de las Américas (PEC-Américas), ASDF se compromete a vincular individuos y organizaciones con ideas similares para explorar, identificar y traer soluciones inspiradas con los principios de Economía Circular para abordar el cambio climático y acceso a la energía a lo largo de las naciones de las Américas. Para más información por favor visite: www.sustainableamericas.com.

 

 

Referencias

Caribbean Development Bank, 2014. A New Paradigm for Caribbean Development: Transitioning to a Green Economy, Saint Michael. Available at: http://www.oecd-ilibrary.org/commonwealth/economics/transitioning-to-a-green-economy/the-political-economy-of-transitioning-to-a-green-economy-in-guyana_9781848599178-6-en.

Circle Economy; Ecofys, 2016. Implementing circular economy globally makes Paris targets achievable, Available at: http://www.ecofys.com/en/publications/circular-economy-white-paper-ecofys-circle-economy/.

Ellen MacArthur Foundation, 2016. Circular Economy in India: Rethinking growth for long-term prosperity., Available at: http://www.ellenmacarthurfoundation.org/publications/.

Ellen MacArthur Foundation, 2017. Circular Economy Overview. Available at: https://www.ellenmacarthurfoundation.org/circular-economy/overview/principles [Accessed January 19, 2017].

Gower, R. & Schöder, P., 2016. Virtous Circle: How the circular economy can create jobs and save lives in low and middle-income countries, Teddington. Available at: http://www.tearfund.org/~/media/files/tilz/circular_economy/2016-tearfund-virtuous-circle.pdf.

Haas, W. et al., 2015. How circular is the global economy?: An assessment of material flows, waste production, and recycling in the European Union and the World in 2005. Journal of Industrial Ecology, 19(5), pp.765–777.

Haskins, J., 2012. Building Resilience in small island economies, Wageningen.

Morris, J. & Bunker, K., 2014. Four Reasons Why Natural Gas is the Wrong Choice for Electricity in the Caribbean. Rocky Mountain Institute. Available at: http://blog.rmi.org/blog_2014_10_23_four_reasons_why_natural_gas_is_wrong_for_electricity_in_the_caribbean [Accessed January 19, 2017].

United Nations, 2017. Sustainable Development Goals. Available at: http://www.un.org/sustainabledevelopment/ [Accessed January 15, 2016].

Webster, K., 2016. The Circular Economy: A Wealth of Flows Second Edi. Ellen MacArthur, ed., Kindle Version: Ellen MacArthur Foundation Publishing.

 

© Copyright 2017 Americas Sustainable Development Foundation (ASDF). All Rights Reserved.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones destacadas

"Ampliando la Economía Circular en las Ciudades" (WCEF2019)

June 3, 2019

1/2
Please reload

Mensajes recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por Etiquetas
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square
plataforma economia circular
ENLANCES
ACERCA DE

U: www.pec-americas.com

E: info@cep-americas.com

T: +297 587 2013

P.O. Box 5202

Oranjestad, ARUBA

Caribe Holandés

SOCIAL
  • Instagram - White Circle
  • Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • Vimeo - White Circle

© 2019 - 2016 Fundación para el Desarrollo Sostenible en las Américas (ASDF)

La Plataforma de la Economía Circular fue fundada en 2016 por la Fundación para el Desarrollo Sostenible de las Américas (ASDF) como parte de su ambición más amplia para facilitar la transición hacia la economía circular en las Américas.

Cradle to Cradle® es una marca comercial registrada de MBDC, LLC (Utilizado con permiso). Todos los derechos reservados.