¿Es posible una Economía Circular socialmente inclusiva?

(Basado en el Reporte Closing the Loop - The benefit of the circular economy for developing countries and emerging economies EXECUTIVE SUMMARY, © TEARFUND 2016)

 

Las economías emergentes pueden saltar etapas de desarrollo e implementar un modelo económico que sea mejor tanto para la sociedad como para el medio ambiente. El paradigma de la Economía Circular es un modelo de producción destinado a aprovechar el desarrollo económico constante para el futuro, sin causar daños medioambientales. Pero ¿es capaz de promover el mantenimiento de los ecosistemas naturales y al mismo tiempo ofrecer beneficios a los grupos más pobres de la sociedad?

 

 

En 2016 lideré un estudio llamado "Closing the Loop - The benefit of the circular economy for developing countries and emerging economies"[ii], que ilustra la enorme ventana de oportunidad que brinda la Economía Circular a Brasil por las características únicas de la Política Nacional de Residuos Sólidos. Políticas como ésta pueden ayudar a los países de ingresos bajos y medios a construir y formalizar las actividades económicas circulares informales existentes, tomando así un camino de desarrollo que evite muchos elementos insostenibles del modelo de producción lineal.

 

Los diversos casos de estudio incluidos en este informe demuestran el potencial del modelo de economía circular para aportar numerosos beneficios sociales, como el fortalecimiento de las economías locales, el empoderamiento de las familias más pobres y la construcción de resiliencia, mediante la estimulación del espíritu emprendedor de las empresas basadas en la economía solidaria.

 

¿Por qué Circular?

 

Las economías emergentes como Brasil con frecuencia se encuentran con el falso dilema de tener que elegir entre el desarrollo social o la protección del medio ambiente, ya que los dos parecen incompatibles. El dilema se vuelve incluso espinoso cuando un grado de destrucción medioambiental parece inevitable si se quiere lograr el desarrollo social.

 

A nivel global, la economía está siguiendo un modelo lineal basado en "extraer, producir y desechar" y, como resultado, la capacidad del planeta para sostener la vida se está reduciendo rápidamente. Esto representa la mayor amenaza a los recientes avances en el desarrollo social y tiene muchos impactos ambientales negativos, afectando principalmente a las personas y las economías de los países en desarrollo. Las dos consecuencias inevitables derivadas del fracaso del actual modelo de producción lineal son cada vez más obvias: los recursos no renovables para la producción de bienes están escaseando rápidamente, mientras que el daño al medio ambiente comprometen los servicios del ecosistema como el agua pura, el aire limpio, el suelo fértil y la biodiversidad – muy a menudo irreversiblemente.

 

Por otro lado, el concepto Cradle to Cradle®[iii] en el que se basa el sistema de producción circular puede ofrecer una alternativa genuinamente viable al dilema de "desarrollar o preservar", porque es capaz de promover mejoras en el ecosistema natural y, al mismo tiempo, fomentar la justicia social humana. Esto se debe a que este modelo económico se basa en las mismas reglas seguidas por el sistema de producción de la naturaleza, que sustenta la vida. Nada en la naturaleza es desechado – todo lo que un organismo descarga a lo largo de su ciclo de vida se convierte en materia prima y nutrientes para otros seres. Esta es la base de la economía circular que, al ver el sistema de producción desde una nueva perspectiva de "impacto positivo", se convierte en un marco de trabajo común capaz de orientar la creatividad y la innovación – los recursos más abundantes que la humanidad posee.

 

Haciendo las economías emergentes de países en desarrollo circulares
 

La mayoría de los casos de estudio académicos y de negocios realizados en torno al concepto de economía circular han producido hasta ahora análisis que se centran en la realidad de los países europeos. Por ejemplo, los estudios han mostrado cómo Europa puede beneficiarse en términos ambientales y sociales de los principios de la economía circular, generando ganancias económicas de €1,8 billones al 2030[iv]. Pero ¿qué ventajas podría ofrecer este concepto si se adoptara por las economías emergentes de los países en desarrollo? Esta es una pregunta importante, porque la mayor parte de la población mundial está concentrada en esos países, y en el futuro los resultados ambientales y sociales globales dependerán en gran medida en la forma en que países tales como Brasil, China e India utilizan sus recursos naturales.

 

El estudio desarrollado en cooperación con NURES/UFSC apoyado por TEARFUND, llegó a conclusiones después de investigar la pertinencia del sistema económico circular para las economías emergentes – y las personas más pobres de esos países – sobre la base de la experiencia reciente en Brasil. Es particularmente pertinente ahora porque Brasil está introduciendo una nueva Política Nacional de Residuos Sólidos, que está desencadenando una serie de innovaciones en los ámbitos social, tecnológico, económico, político, jurídico y medioambiental.

 

Los análisis llevados a cabo durante este estudio demostraron:

 

Los beneficios ya ofrecidos por el modelo de economía circular en comparación con una economía lineal en el contexto brasileño, por ejemplo, en los ejemplos existentes de cadenas de suministro circulares informales.

 

Algunos indicios de beneficios económicos, sociales y medioambientales relacionados con el desarrollo de cadenas de suministro más circulares en Brasil.

 

Perspectivas de qué papel puede desempeñar el gobierno para ayudar a las cadenas de producción existentes a adoptar el modelo de producción circular.

 

Recomendaciones
 

El informe propone una serie de recomendaciones para ayudar al gobierno brasileño a promover la formación de cadenas de suministro circulares. Estas recomendaciones también son pertinentes para otras partes interesadas en la economía circular, y para las economías emergentes en otras partes del mundo. Detalladas en la sección final del informe, las recomendaciones pueden resumirse como:

 

1. Crear un marco de políticas a nivel nacional para la Economía Circular

 

Basándonos en el excelente comienzo de la Política Nacional de Residuos Sólidos, la nueva política de promoción de la economía circular necesita refinar algunos elementos de la legislación actual. Por ejemplo, hay muchas oportunidades desperdiciadas en los campos de los desechos orgánicos y la agroecología. A diferencia de otros países, los desechos urbanos de Brasil se componen el 51 por ciento de materia orgánica en promedio, generando altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero en los vertederos. Sin embargo, las tecnologías para la recuperación de residuos orgánicos a través de compostaje a gran escala son viables y ya han sido probadas. De manera similar, las iniciativas de producción agroecológica en las áreas rurales ofrecen un enorme potencial para la producción local en el modelo circular, utilizando tecnologías sencillas, descentralizadas y baratas. 

 

2.  Establecer un panel nacional permanente en recursos

 

Abierto a la participación de múltiples partes interesadas, el panel sería un vehículo para identificar y promover las mejores prácticas de economía circular en las economías emergentes a todos los niveles, reuniendo a los responsables políticos, a los órganos de la industria, a las universidades, a los líderes empresariales y organizaciones de la sociedad civil.

 

3. Fortalecer capacidades y concientizar sobre la Economía Circular en el país

 

La capacidad de gestión pública a nivel municipal es una causa particular de preocupación. Existe el riesgo de que se pierdan los beneficios sociales potenciales derivados de la aplicación adecuada de la Política Nacional de Residuos Sólidos en Brasil, a menos que se hagan esfuerzos para aumentar la comprensión del papel social de las cadenas circulares. Al mismo tiempo, si van a desempeñar un papel en las cadenas de suministro circulares de acuerdo con la Política Nacional de Residuos Sólidos, los grupos de recolectores de residuos necesitan apoyo para organizarse en cooperativas y adquirir habilidades en la gestión de empresas y producción.

 

4. Crear alianzas internacionales para la Economía Circular

 

Los estándares de diseño de productos en la Unión Europea y otros mercados importantes tienen una influencia considerable en las cadenas manufactureras globales e impactan en varios aspectos la producción en Brasil, incluyendo la capacidad de reutilización, reparación y reciclado. De manera similar, los residuos valiosos considerados como materia prima secundaria se envían a menudo más allá de las fronteras nacionales para su procesamiento y por lo tanto se pierden. La cooperación con socios internacionales es clave para irrumpir en las cadenas de suministro globales circulares.

 

Consideraciones finales

 

El estudio demuestra el potencial de las cadenas de suministro en el modelo económico circular para aumentar la creación de empleo y mejorar las condiciones de trabajo y el pago de los grupos más pobres de la sociedad. El estudio también proporciona pruebas de que las cadenas circulares pueden promover actividades capaces de fortalecer las economías locales, empoderar y aumentar la resiliencia de las familias de escasos recursos económicos y promover un espíritu emprendedor para la economía solidaria. Además, el modelo económico circular hace posible que las economías emergentes pasen directamente a un modelo de desarrollo más beneficioso, con resultados mucho más eficaces y equilibrados para la sociedad y la naturaleza.

 

En conclusión, podemos afirmar que la falta de apoyo a las iniciativas de economía circular en las economías emergentes es una oportunidad desperdiciada para aprender cómo la economía circular puede ofrecer una solución que, al tiempo que promueve el desarrollo y la mejora del ecosistema natural, puede reducir eficazmente la pobreza en nuestro planeta.

 

[i] Alexandre Gobbo es Director y Cofundador de EPEA Brasil, organización cuyo objetivo es ayudar a las empresas locales a cerrar el ciclo de sus productos y así eliminar el concepto de “basura” aplicando los principios “Cradle to Cradle®” como el marco conceptual y científico en Brasil.

 

[ii] “Closing the Loop - The benefit of the circular economy for developing countries and emerging economies” (Fernandes, 2016)  https://learn.tearfund.org/resources/policy_and_research/sustainable_economics/the_circular_economy/

 

[iii] Cradle to Cradle® es un concepto de diseño desarrollado en los 90’s por el Prof Dr Michael Braungart, William McDonough y los científicos de EPEA Internationale Umweltforschung en Hamburg. Cradle to Cradle® es una marca registrada de MBDC

 

[iv] McKinsey & Company (2015) ‘Europe’s circular-economy opportunity.’ Disponible en: www.mckinsey.com/business-functions/sustainability-and-resource-productivity/our-insights/europes-circular-economy-opportunity

 

© Copyright 2018 Americas Sustainable Development Foundation (ASDF). Todos los derechos reservados

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones destacadas

"Ampliando la Economía Circular en las Ciudades" (WCEF2019)

June 3, 2019

1/2
Please reload

Mensajes recientes