Perspectivas para la Economía Circular en Paraguay y las Américas

March 26, 2020

Esta es la segunda entrevista de una serie de entrevistas que la Plataforma de Economía Circular de las Américas está llevando a cabo con colegas de los diferentes países del continente, con el objetivo de comprender mejor los contextos nacionales, las oportunidades y las posibles barreras que podrían surgir en la transición a una Economía Circular.

 

En esta oportunidad, reunimos la visión de Fernando Britez, cofundador de Kora Paraguay y miembro del Grupo de Trabajo de la Plataforma de Economía Circular de las Américas. Con una carrera en el sector ambiental ocupando diversos cargos en el sector público, académico y ONG, compartió con nosotros información muy práctica para entender cuál podría ser el futuro del Paraguay, siguiendo los principios de la Economía Circular.

 

1. ¿Puede hablarnos de usted y de su experiencia en Economía Circular?

 

Desde el punto de vista académico, soy Licenciado en Ciencias Geográficas por la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Asunción y Máster (candidato) en Agronegocios, Desarrollo Rural y Gestión Ambiental por la Universidad San Carlos de Asunción. He participado en diferentes cursos de especialización como Gestión Integrada del Agua; Hidroinformática; Gestión Integrada de Inundaciones Urbanas; Gestión Ambiental; Evaluación de Impacto Ambiental; Auditoría Ambiental; Gestión de Residuos Sólidos, Política Ambiental y Economía Circular en Paraguay, así como en Brasil, Bolivia, Uruguay, España y Corea del Sur.

 

También he enseñado en la Universidad de Columbia en Paraguay y en la Universidad San Carlos, siendo en esta última, tutor de tres tesis en el Departamento de Ciencias Ambientales en temas relacionados con la Gestión Integral de Residuos.

 

En cuanto a experiencia laboral en el área ambiental, en el sector público, me he desempeñado como Director General de Gestión Ambiental y Asesor Ambiental en el Municipio de Asunción, entre los años 2007 a 2015.

 

También he trabajado para la Secretaría de Medio Ambiente, ahora Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible entre 2015 y 2017, donde me desempeñé primero como Director de Hidrología e Hidrogeología. Luego, me desempeñé como Director de Control de la Calidad Ambiental, y también fui Coordinador del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes; Punto Focal del Proyecto "Asunción Ciudad Verde de las Américas – Caminos hacia la Sostenibilidad"; Punto focal del proyecto "Fortalecimiento de la gestión ambientalmente racional y eliminación final de los PCB (bifenilos policlorados) en Paraguay"; Punto focal alternativo del Convenio de Basilea sobre el Control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación; y Punto Focal Alternativo del Plan Maestro para la Gestión Integral de Residuos Sólidos para Asunción y área metropolitana.

 

Desde 2018 hasta enero pasado, fui a un gobierno subnacional, en la Gobernación del Departamento Central, desempeñándome como Secretario Departamental de Desarrollo Sostenible, desde donde trabajaba en la coordinación o enlace con el Gobierno Central y las municipalidades en lo referente a medio ambiente, agua potable y saneamiento básico. Este departamento abarca a 19 municipios y es la zona de mayor urbanización del país, con casi el 35% de la población total.

 

Y, actualmente estoy volviendo a desempeñarme como Asesor en el Municipio de Asunción. A la par de estar desde hace 2 años impulsando la Economía Circular en el país.

 

Y en ese sentido, desde el 2007 estoy indirectamente involucrado en la Economía Circular, ya que una de mis tareas en el Municipio de Asunción fue trabajar muy de cerca en el control y monitoreo ambiental del vertedero en la ciudad. Este trabajo tenía un componente técnico y también un alto componente socioeconómico ya que en Paraguay y casi toda América es muy común que la gente husmee a través de la basura (aquí se llaman "Gancheros") para recuperar productos o materiales para venderlos y obtener sus medios de vida diarios.

 

Durante mi maestría en Gestión Ambiental, estudiamos sobre Economía Circular, así que decidí profundizar, y me encontré con el libro de Michael Braungart y William McDonough "Cradle to Cradle: Rediseñando la forma en que hacemos las cosas" y el libro de Gunter Pauli “La Economía Azul”. También debo mencionar el extenso trabajo de divulgación de la Fundación Ellen MacArthur y todo el contenido disponible que se ha generado en los últimos años sobre el tema, principalmente debido al gran impulso de la Unión Europea. Me apasioné por la Economía Circular, de modo que, además de estar vinculado a una institución pública, soy Mentor y Cofundador de Kora Paraguay, una asociación de utilidad pública (figura jurídica en Paraguay para ONG) que creamos junto con otros colegas y amigos en mayo de 2018 y donde trabajamos para sensibilizar sobre los principios de la Economía Circular y la Sostenibilidad en Paraguay; También soy el Organizador Local del Club de Economía Circular, una red internacional con la misión de llevar la economía circular a todos los rincones del mundo y también desde julio de 2018 Miembro del Grupo de Trabajo de la Plataforma de Economía Circular de las Américas.

 

Aunque somos, como Kora Paraguay, una organización que no recibe apoyo financiero del estado o instituciones fuera del país, hemos dedicado mucho trabajo a crear conciencia y en tan solo 1 año hemos celebrado o participado en más de 20 Conferencias, Congresos y Seminarios para presentar lo que es la Economía Circular, sus principios, estudios de caso, modelos de negocio circulares, sus beneficios para los sectores público, privado y de la sociedad. Estamos convencidos de que, si logramos la circularidad en la forma en que producimos y consumimos, llegaremos a tener un verdadero desarrollo sostenible.

 

2. ¿Cuál es el estado actual de desarrollo de la Economía Circular en Paraguay y cómo ve el desarrollo a nivel regional?

 

En Paraguay:

Estamos dando los primeros pasos en Paraguay. Aunque en años anteriores hubo profesionales que escribieron artículos al respecto (más periodísticos que académicos), sólo desde el año pasado se da importancia al tema en Paraguay.

 

Todavía queda mucho trabajo por hacer para ayudar a los diferentes sectores a entender lo que es Economía Circular (EC), ya que la confunden como un nuevo modelo de gestión de residuos o simplemente como un nuevo término para el "reciclaje", ya que esta es la estrategia más desarrollada en el país.

 

Para hablar sobre el estado de desarrollo de la EC en Paraguay, primero sería importante dar una descripción muy rápida de nuestra condición como país. Entre los principales rubros que importamos se encuentran los combustibles y derivados de petróleo, vehículos y sus repuestos, equipos de informática, telecomunicaciones y electrónica, abonos, productos textiles, agroquímicos, plásticos, hierro, acero, papel, cartón, calzados, etc. Entre ellos, el rubro de fertilizantes me sigue sorprendiendo el volumen de lo importando, a pesar de que sé que somos uno de los países de mayor producción de carne y granos, y que por lo tanto necesitamos reponer los nutrientes del suelo para seguir produciendo alimentos. ¿Porque me sorprende? Porqué diariamente desperdiciamos un gran volumen de materia orgánica (desperdicios de alimentos y material vegetal, por ejemplo) que tienen un alto potencial para convertirse en Abonos. Lastimosamente nuestro esquema de producción y consumo sigue siendo muy lineal.

 

En cuanto a exportación, los principales rubros son la soja, trigo, arroz, maíz, sorgo (ya sea en granos o en aceite) y la carne y sus derivados, madera y carbón vegetal.

 

En síntesis, somos un país importador de productos y bienes de consumo de vida corta y exportador de productos casi en estado natural. Con el crecimiento económico experimentado en el país en los últimos años, la importación de bienes de consumo ha aumentado. El progreso económico significa un mayor consumo, y esto a su vez representa una mayor generación de residuos, y de estos se recupera y reutiliza un porcentaje bajo.

 

Sobre el desarrollo de la Economía Circular en país, como mencione, estamos dando los primeros pasos. A mediados del 2019, se inició la ejecución de un programa de cuatro años con una inversión de 12 millones de euros para la"Mejora de la competitividad de las pequeñas y medianas empresas (PYME) y el clima empresarial"para: a fortalecer el marco jurídico, político e institucional nacional y mejorar los servicios públicos para aumentar la competitividad de las PYME y su integración en las cadenas de valor; (b) ampliar los servicios de alta calidad para las empresas, incluido el desarrollo tecnológico y la innovación; y, c) mejorar el medio ambiente para las empresas, el comercio y la inversión.

 

Este programa se ejecutará a través de socios clave en los sectores público y privado y el entorno empresarial como el Ministerio de Industria y Comercio, la Unión Industrial Paraguaya, las Cooperativas de Producción (FECOPROD), la Organización para el Desarrollo (ONUDI) y el Banco Mundial (BM). Si bien la Economía Circular no es el objetivo principal de este programa, se establecerán actividades para impulsarla en el país y se promoverá como estrategia para empoderar a las PYME.

 

A esta iniciativa hay que agregar que este año, se dará inicio a un trabajo de consultoría denominado Diagnóstico de la situación actual de la Economía Circular para el desarrollo de una Hoja de Ruta de cada país solicitante (II) convocado por la Oficina de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI) a través del Centro y Red de Tecnología del Clima (CTCN). Este trabajo será desarrollado en conjunto en Ecuador, El Salvador, Cuba, Paraguay y República Dominicana. Este trabajo una vez iniciado, que está previsto para junio próximo tendrá una duración de 1 año.

 

A nivel de continente:

En nuestro continente, se está trabajando intensamente en varios países para establecer una hoja de ruta a través de políticas y estrategias para la implementación de la Economía Circular tanto a nivel nacional como en los gobiernos locales.

 

Por ejemplo: el gobierno colombiano lanzó su Estrategia Nacional de Economía Circular en mayo del año pasado, el gobierno de la Ciudad de México presentó su Plan de Acción de Economía Circular; Argentina tiene un Plan Nacional de Residuos y Economía Circular; en el caso del Uruguay, tengo conocimiento que en el año 2017 se presentó un proyecto de Ley de Economía Circular Sostenible para crear un Programa Nacional de Economía Circular y, obviamente, el proyecto BIOVALOR, implementado con el apoyo de la Organización de las Naciones Unidas para Desarrollo Industrial (ONUDI), que ha tenido un gran impacto no sólo en uruguay, sino en toda la región como ejemplo para la difusión y aplicación de la Economía Circular en la práctica; en Chile veo que están dando un fuerte impulso a la Economía Circular principalmente a través de lo que llaman la "Ley REP", que es un estándar para la gestión de residuos, la responsabilidad ampliada del productor y la promoción del reciclaje, y han creado una oficina de Economía Circular que depende del Ministerio de Medio Ambiente de ese país, para fomentar esa ley y elaborar una Hoja de Ruta de la Economía Circular.

 

En resumen, mientras que en los últimos años estamos viendo acciones para fomentar la adopción de la Economía Circular en nuestros países, en general este impulso es muy desigual. Algunos gobiernos están trabajando para crear un entorno propicio para la implementación de la Economía Circular mediante la generación de estas leyes y estrategias que mencioné anteriormente, pero todavía queda mucho trabajo por hacer para unificar los conceptos de lo que es la Economía Circular; tenemos que tener mucho cuidado de no usarlo como una forma de "lavado verde" o “greenwashing”; y es esencial generar fuentes de financiación para que las empresas avancen hacia la circularidad y cambien sus modelos de negocio. Es innegable que nuestro continente tiene un papel fundamental que desempeñar en la consecución de una Economía Circular Global.

 

3. ¿Cuáles son las perspectivas de la Economía Circular en Paraguay?

 

Mi visión, basada en la información que conozco, es que la aplicación de los principios de la Economía Circular es fundamental y estratégica para Paraguay. Estamos dando los primeros pasos en el proceso de transición a la circularidad y las perspectivas son muy buenas. Las empresas circulares y las start-ups ya están en funcionamiento y están cambiando su modelo de negocio hacia la circularidad. Por eso decidimos crear Kora Paraguay y trabajamos fuerte para que los diferentes sectores sepan lo que es la Economía Circular, sus principios y sus beneficios.

 

4. ¿Cuáles creen que podrían ser las posibles barreras y desafíos para la transición a una Economía Circular en Paraguay y en las Américas?

 

La edición 2018 del Foro de Economía Circular de las Américas (CEFA2018) fue muy perspicaz en este sentido, ya que el tema central fue ¿Cómo realizar la Economía Circular y la Sostenibilidad en las Américas?

 

Sobre la base de lo que se discutió en este foro, yo diría que las principales barreras y desafíos son:

 

Política:

  • Falta de estímulo y apoyo de los gobiernos para impulsar la transición a la Economía Circular.

  • No hay incentivos fiscales para bienes y servicios circulares.

  • No hay oficinas públicas que fomenten, apoyen e impulsen el emprendimiento circular.

  • Falta de leyes y reglamentos relacionados con el uso eficiente de las materias primas, y la reducción y eliminación de residuos en los procesos de producción.

Financiera:

  • Las inversiones para la transición y la innovación de las empresas ya operativas son elevadas, y el gobierno no tiene la obligación de apoyarla.

  • Falta de modelos de financiación alternativos para las empresas circulares.

Tecnológico:

  • Ausencia de simbiosis industrial, las empresas trabajan individualmente y no se interrelacionan para buscar alternativas rentables para la reutilización de residuos de producción.

  • Falta de información técnica para comprender mejor los nuevos modelos de negocio propuestos por la Economía Circular y los beneficios de su implementación a largo plazo.

Cultural y Educativo:

  • Dependencia de los productos importados, ya que tenemos pocas industrias locales para satisfacer las necesidades del país, especialmente los productos envasados y electrónicos.

  • La gente está acostumbrada a "COMPRAR" para poseer un producto, no para el "USO” como un servicio.

  • No hacemos la segregación de materiales. La falta de un sistema de recogida selectiva hace que sea difícil recuperar materiales para darles un nuevo uso.

 

5. ¿Cuáles son las oportunidades para desarrollar una Economía Circular en Paraguay y las Américas?

 

Como mencioné anteriormente, si pudiéramos cambiar esta visión lineal de que cada producto después de su uso NO es basura, podremos ver el potencial de una Economía Circular (EC).

 

Para ver el potencial que representa la EC en Paraguay, un par de años atrás elaboramos una estadística de materiales reciclados en base a información del Ministerio del Ambiente y Desarrollo Sostenible para la autorización o permiso para la importación y exportación de este tipo de materiales. Encontramos que materiales como el aluminio, acero, cobre, hierro y bronce fueron recuperados a nivel país para su exportación, totalizando más de 200.000 toneladas a un valor superior a los UsD 102 millones, solo en un año y, sin contar o disponer de datos sobre el gran volumen de materiales que se recupera y comercializa de forma informal en el mercado local.

 

Los principales mercados para estos materiales (metales ferrosos y no ferrosos) son Brasil, China, España e India. Se trata de un sector intensivo en mano de obra (alrededor de 4.500 personas solo en Asunción y área metropolitana), en su mayoría informal, pero creo que con alto potencial de crecimiento.

 

Además, según el estudio del Plan Maestro de Gestión Integral de Residuos Sólidos de Asunción y Área Metropolitana desarrollado en 2014 por la consultora Louis Berger Group-ICASA, en esta zona sólo se recupera el 1,5% de los residuos que llegan a los vertederos para su comercialización, principalmente: Plásticos de Papel/Cartón, Vidrio y Metales, Metales Ferrosos y No Ferrosos.

 

Si hacemos una extrapolación rápida, si este 1,5% de los materiales recuperados se vendieron por más de USD100 millones, y logramos aumentar la tasa de recuperación al 10%, esto podría llevarnos a vender más de USD650 millones. Además, teniendo en cuenta otro material crítico: los residuos orgánicos (principalmente residuos alimentarios y plantas), que representa aproximadamente el 60% del volumen de residuos que se envían a los vertederos. Estos materiales podrían ser reutilizados con fines energéticos (generación de electricidad), esto probablemente no competirá con el precio de la energía producida por las centrales hidroeléctricas Acaray, Yacyretá e Itaipu, pero creo que puede ser una fuente de materia prima para la generación de fertilizantes, que se encuentra entre los 10 principales artículos que importamos ya que somos un país agrícola.

 

Otra oportunidad para el país es el Residuo de Equipos Eléctricos y Electrónicos (RAEE), echando un vistazo a los informes Gestión Sostenible de Residuos de Equipos Eléctricos y Electrónicos en América Latina (2015); Observatorio Electrónico de Residuos (2017); y, Perspectivas sobre la gestión de residuos en América Latina y el Caribe (2018), se puede ver que Paraguay pasó a generar 4.9 a 6.8 kg/año de RAEE per cápita, entre 2014 y 2017.

 

Según estos estudios, somos uno de los mayores generadores de RAEE entre los países de América Latina y el Caribe. Pero como representa un grave problema ambiental creciente, lo veo como una gran oportunidad para Paraguay que deberíamos aprovechar, porque según esos informes, a nivel mundial, en 2016 se generaron 44,7 millones de toneladas métricas de residuos y esto representa un valor potencial como materia prima de unos 60.000 millones de dólares.

 

Si hacemos un cálculo rápido, la población de Paraguay al 2019 es de 7.152.703 habitantes, si cada habitante genera 6,8 kg/año de RAEE, tendríamos un volumen total de alrededor de 49 mil toneladas métricas al año de RAEE, y si extrapolamos el valor potencial como materia prima este volumen representaría alrededor de USD 65 millones.

 

Obviamente, esta transición no es una tarea fácil, rápida o barata, y debemos crear mecanismos más eficientes y efectivos para la segregación en origen, la implementación de procesos de logística inversa, la transformación de modelos de negocio y la generación de fuentes de financiamiento. Lo bueno es que estas y otras posibilidades ya están incluidas en la presentación de país “Paraguay – País de Oportunidades” hecha por el Ministerio de Industria y Comercio para atraer inversionistas extranjeros como país para Oportunidades en Negocios Sostenibles. Si bien la Economía Circular se incluyó en la estrategia Energía y Materiales, específicamente en el sector de la Automoción y Electrodomésticos, también está directamente relacionada con otros sectores como la Alimentación (por ejemplo: Reducción del desperdicio de alimentos en la cadena de suministro) y las Ciudades (por ejemplo: Eficiencia energética; Reformulación de productos; Movilidad Eléctrica).

 

En resumen, a pesar de que Paraguay está empezando a apoyar la transición hacia una Economía Circular, el Gobierno ya ve el potencial para el país, y creo que estos son muy buenos primeros pasos.

 

6. ¿Cómo se puede habilitar la Economía Circular en Paraguay y las Américas?

 

El propósito central de la Economía Circular es lograr un crecimiento socioeconómico y ambiental desacoplado de la extracción de más recursos de la naturaleza, por lo que es necesario que todos los sectores y actores participen, desde el gobierno, las instituciones educativas, las organizaciones de cooperación internacional, la industria, empresas, organizaciones financieras, organizaciones de la sociedad civil y sociedad en general.

 

Y a partir de esta sinergia tomar acciones que conducen a:

  • Concienciación colectiva sobre la sostenibilidad a través de la educación, en el hogar, en las escuelas, universidades, donde podemos fomentar la cultura ambiental y circular, para reutilizar, reparar y evitar el desperdicio.

  • Fortalecimiento de las tecnologías para la innovación en nuevos modelos de negocio.

  • La creación de un organismo u oficina pública para promover, apoyar y cofinanciar proyectos circulares.

  • Mayor cooperación local a través de la simbiosis industrial para reducir la necesidad de materias primas vírgenes y generación de desechos, cerrando así el circuito de materiales, una característica fundamental de la economía circular para lograr un desarrollo sostenible de manera efectiva.

En particular, actualmente en Paraguay se está elaborando un Plan Nacional de Residuos Sólidos, en la cual sería interesante que la visión del plan este enfocado a impulsar mejoras en los procesos de producción encaminadas a un uso más eficaz de los recursos y a una menor generación de residuos, y al aumento de la reutilización, la reciclabilidad y la valoración de materiales alineados a los principios al marco jurídico que regula la gestión integral de los residuos.

 

7. ¿Cómo cree que la Plataforma de Economía Circular de las Américas puede ser relevante en Paraguay y el continente para la transición a una Economía Circular?

 

La plataforma debe ser un mecanismo internacional para apoyar a los países del continente mediante la comunicación, la promoción de políticas sostenibles y el uso eficiente de los recursos, que también permite el intercambio de conocimientos y experiencias con diferentes expertos en economía, con el fin de fortalecer las redes con estos países y cooperar para lograr la transición a una economía circular en la región.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Publicaciones destacadas

"Ampliando la Economía Circular en las Ciudades" (WCEF2019)

June 3, 2019

1/2
Please reload

Mensajes recientes